30 noviembre, 2014|SALUD|

El pasado viernes se celebró en nuestro centro impartida por nuestra terapeuta Alaya la anunciada conferencia sobre nuestras vidas pasadas. He de anticipar que era casi totalmente lego en la materia y por lo tanto algo escéptico, a pesar de lo cual tenía una gran curiosidad por este tema.

Empieza la conferencia con unos minutos de meditación para preparar la receptividad de los presentes, después  comienza la explicación, la ponente permanece con los ojos cerrados y hablando lo que salía de su mente, explica que cada uno de nosotros es una partícula de energía que vibra en una determinada frecuencia y todo los que habita en esta (le llama) tercera dimensión vibramos en la misma frecuencia por lo que podemos inter-actuar entre nosotros y la demás materia presente aquí. Para poder pasar a otra dimensión (superior o inferior) es necesario evolucionar hasta alcanzar un grado de perfección, también se puede involucionar es decir retroceder en la evolución por hechos malvados hacia otros o hacia nosotros mismos en cuyo caso podemos ir a una dimensión inferior.

La evolución hacia una perfección mayor,  parece ser por lógica la principal explicación de los llamados procesos de reencarnación, si en una vida nuestro ser, la energía que somos no ha alcanzado el grado necesario de vibración para pasar a otra dimensión, necesita perfeccionar lo que en una vida anterior no hemos conseguido y la única manera de conseguirlo es reencarnarse para enfrentarse a las situaciones que en otras ocasiones no se ha conseguido superar. Cuando en una vida anterior nos ha quedado una situación o algo por resolver, eso mismo se nos va a presentar en la presente las veces necesarias hasta que lo resolvamos. Esta es la teoría que da sentido a lo que pudiera ser la reencarnación. Según Alaya, la mejor manera de enfrentarse a situaciones dolorosas o problemáticas repetitivas que se dan en cada una de nuestras vidas es conociendo que las produce, porque nos suceden, que patrón repetitivo parece instalarse en ellas.

Toda esta teoría,  la verdad es que a pesar de que aún seguía con escepticismo, despertaba mi curiosidad, le propuse a Alaya que me hiciera una decodificación energética sobre mis vidas pasadas, que mejor que experimentar por mi mismo la teoría.  He de confesar que en un principio no creía tener ningún problema importante por resolver sobre mi vida, era lo que pensaba, el principal aliciente era la curiosidad.

Empieza la sesión, me pregunta si hay algún problema en mi vida sobre el que quiera hablar le digo que no, (no quería dar ninguna pista) cierra los ojos y me coge el brazo, yo también los cierro, después de unos segundos empieza a hablar igual que en la conferencia lo que le va saliendo, ya las primeras palabras captan mi atención, habla sobre una situación de mi vida actual y pasada, algo repetitivo que me va pasando y pasando desde hace tiempo, casi desde que era un niño, luego viene otra visión, ¿casualidad? otra de las cosas que me van pasando, si no le he dado ninguna pista ¿como puede saber eso? siguen las visiones y otra vez otra cosa que para mí era muy particular muy intima, me doy cuenta que esta leyendo mis sentimientos, lo noto, yo no hablo, solo escucho cada vez más sorprendido, ahora me dice, vamos a ver porque te pasan estas cosas de forma repetitiva, voy a investigar en esas vidas pasadas, me empieza a hablar de ellas y porque me pasan esas cosas.  Me describe tres vidas pasadas y que asuntos quedaron pendientes en ellas que coincidían precisamente con los sucesos repetitivos que me pasaban ahora. Han pasado dos horas desde que empezamos, al abrir los ojos la noto muy agotada, tiene que sentarse un momento y descansar, le digo que ya esta bien que ya he tenido suficiente información, además como he grabado toda la sesión, podré luego volverla a escuchar para recordar todos los detalles. Estoy muy impresionado, de creer que no tenia nada que cambiar en mi vida a ver que he de cambiar algunos patrones de comportamiento que me estaban produciendo malestar, como un dolor interno, eso que me dice que mi caso ha sido como muy “ligth” pues no quiero pensar como pueden ser los más complicados.

La sesión ha supuesto como un punto de inflexión en mi vida, experimentar esa energía que notamos que esta ahí pero que nunca hemos visto ni sentido con tanta fuerza como ahora es algo impresionante al menos para mi. Es como si empiezas a ver una luz en un camino que hasta ahora estaba totalmente a oscuras a pesar de que vamos caminando por el.

Si le pasan en su vida sucesos desagradables de forma repetitiva, un buen consejo que puedo darle es que encuentre al profesional que pueda ayudarle a ver el porque le pasan. Cuando sepa el porque, es mucho más fácil solventar el problema, en esta vida somos como alumnos, cuan dura sería el aprendizaje de los alumnos si no hubiera un buen profesor.