19 noviembre, 2014|SALUD|

Este articulo, puede levantar ampollas entre algunas personas, pero nada mas lejos de mi pretensión, pues lo que pretendo es precisamente aportar un conocimiento realista sobre los problemas de salud.

Todos, hemos acudido en alguna ocasión al médico de cabecera y/o a los especialistas, seguramente se habrán dado cuenta que en la consulta le  tratado los síntomas que Usted muestra al Doctor:  Si le duelen los músculos o articulaciones, le habrá recetado un anti-inflamatorio, si tiene la tensión alta, unas pastillas para bajarla, si tiene el colesterol alto, otras para lo mismo, si tiene el azúcar alto, otras pastillitas, si orina mal, algo para orinar mejor, infección pues antibiotico, etc.etc.etc. . ninguna de esta medicación esta pensada para curarle a Usted, solo para amortiguar el síntoma, pero sucede que como la causa que origina el síntoma no se ha corregido, el problema sigue creciendo y en un futuro o bien necesitará otra medicación más fuerte o bien irá para cirugía. En este punto me preguntarán ¿como es posible esto? ¿Y todo el adelanto de la medicina donde esta?  en respuesta a estas preguntas puedo dar una opinión:

Por la masificación de la Medicina, los médicos no pueden aunque quisieran, tratar el orígen de las enfermedades, ello requeriría unas visitas mucho más largas y un seguimiento muchos más exhaustivo, además de exigir a los pacientes una colaboración activa, que no siempre estan dispuestos a dar, por lo tanto no queda otro remedio que atender solo los síntomas.

A la segunda pregunta,  diría, que la medicina, ha adelantado muchísimo en el diagnóstico, con sofisticados aparatos cada vez más fiables y exactos y en la cirugía,  con operaciones y transplantes que hace años serían impensables, en estos dos apartados no cabe más que felicitarnos por los últimos adelantos.

Teniendo claro lo anterior, vamos a ser positivos y a proponer una colaboración beneficiosa para todos. Sabemos que una enfermedad se produce por una deficiencia de ciertos nutrientes y por el exceso de otros, principalmente alimentos sumados a un tipo de vida concreto, esto es así de simple y complejo a la vez,  los alimentos se degradan en el aparato digestivo hasta formar moléculas químicas de nutrientes,  la falta de unos y el exceso de otros, empiezan a formar enfermedades, sabiendo esto, es razonable evitar y curar estas enfermedades complementando los nutrientes que faltan y suprimiendo los que nos hacen enfermar, esto requiere unos conocimientos y es aquí donde la medicina alternativa hace su papel, con el objetivo de curar el origen de las enfermedades, aconsejando que añadir y que quitar a nuestros alimentos, por algo, los “medicamentos” que podemos recetar se llaman “complementos alimenticios” que son normalmente de origen natural.

Por tanto tenga presente, que un médico convencional, casi siempre va a eliminar sus síntomas, pero si quiere curarse o bien busca un médico que le aconseje también para ese objetivo o busca el consejo de un naturópata, que le orientará con el objetivo de curar su enfermedad.

La salud es el bien más preciado que tenemos, cualquier rico enfermo, cambiaría sus riquezas por salud.

Con este articulo, no pretendo enfrentar, todo lo contrario, lo importante es dar a conocer estas realidades ocultas a los ojos de muchas personas, porque el que no save es como el que no ve, saber que toda enfermedad tiene su origen y causa y que para curarla  tenemos que corregirla, es de sentido común, que unos alimentos nos van bien y otros mal, todos lo sabemos, que una vida sedentaria, un aire contaminado y una agua insalubre, nos haran enfermar, lo tenemos presente aunque muchas veces hagamos caso omiso, que los tumores provienen de una semilla genética pero que esa semilla solo crece si le preparamos un terreno adecuado, es lógico y conocido y que las enfermedades del aparato cardio-circulatorio, las vamos trabajando a lo largo de la vida, por no fijarnos y evitar sus causas, también es cierto.

Con todas las premisas anteriores, como resumen, creo que ante cualquier enfermedad, esta bien calmar sus síntomas, siempre que no dañe a otra parte de su cuerpo cosa bastante común, pero no es menos importante eliminar la causa que esta provocando el daño, esto requerirá seguramente una actitud activa por su parte y unos conocimientos sobre los que le conviene informarse.