14 febrero, 2018|APARATO CIRCULATORIO, SALUD|

Según diversos estudios (Niikins C.J 2003,Kim S.Hm1994,Roy C. 2000,Mancini M. 2000) el flujo sanguíneo del pene medido por ultrasonidos Doppler es indicativo del flujo sanguíneo en todo el cuerpo y puede predecir una enfermedad cardio-vascular a tiempo, igual que una baja actividad sexual en los hombres también puede hacerlo independientemente de la función eréctil.

Estos estudios sugieren que el sexo puede ser algo más que divertido, puede resultar terapéutico, a esta conclusión se ha llegado en otro estudio del “Journal of sexual medicine 2009 est.2640” cuando los hombre practican sexo con su pareja experimentan un importante incremento en la producción de tetosterona, curiosamente este incremento no se produce cuando se masturban, lo explican porque este incremento se debe al  éxito competitivo, el estado mental se asemeja al de un ganador deportivo, en contraste con el estado mental después de la masturbación. El incremento de las hormonas sexuales en sangre es tan grande que se ha comprobado que incluso la barba crece más rápido ese día.

El incremento de la tetosterona esta vinculado con una vida más larga, por lo tanto como cierta actividad sexual favorece la producción de esta hormona, no es descabellado pronosticar que por tanto alarga la vida. ¿ Se puede comprobar que los hombres que practican más sexo viven más?  En el “Britich Medical Journal Vol 315 del 20-12-97”  figura un estudio realizado por varios investigadores sobre 918 hombre de entre 45-59 años del 1979 a 1983, en el se puede ver que la mortalidad de los hombres con un alto nivel de orgasmos era 50% menor que los que menos tenían. La media fué un descenso del 36% en mortalidad por cada 100 orgasmos de incremento.

Aprovechando que el día que escribo este articulo es el día de San Valentín, ninguno mejor para aprovechar con su pareja las ventajas terapéuticas de hacer el amor y si no tiene le recomiendo que busque una a la mayor brevedad posible, hágalo por su salud.

escrito por José Antonio Castillo